• La tecnología inalámbrica cambia las reglas del juego a la hora de mejorar la gestión de edificios y la eficiencia energética

Two business men in suits reviewing information on tablet, sustainability in business, sustainability consulting, sustainability reporting, internet of things.

La tecnología inalámbrica da vida a los dispositivos móviles que usamos a diario, como teléfonos, tabletas, ordenadores portátiles, GPS, etc. También puede aumentar el rendimiento y el ahorro energético en edificios comerciales.

¿Qué relación existe entre tecnología inalámbrica y energía?

Un estudio realizado por ENERGY STAR indica que los edificios de oficinas comerciales desperdician hasta un 30 % de la energía que consumen en la gestión de la iluminación, los sistemas de climatización y el control de la humedad. Un sistema de gestión de edificios (BMS) puede ayudar a controlar el uso de la energía. De hecho, por regla general los edificios de nueva construcción incorporan en su diseño y su cableado un sistema de esta clase. Sin embargo, en el caso de edificios ya existentes y pequeñas empresas en ocasiones resulta difícil justificar la inversión en un sistema de gestión de edificios, en parte debido a que la instalación del cableado necesario puede representar unos costes prohibitivos.

Además, algunas instalaciones tienen limitaciones físicas para las cuales la tecnología inalámbrica es la única solución lógica. Algunos ejemplos de esto serían los edificios clasificados como bien de interés cultural, las salas de reuniones de vidrio o los edificios anexos, donde una instalación mediante cable sería poco práctica.

Adoptar una solución de gestión de edificios inalámbrica ofrece ventajas en materia de gestión de las instalaciones y de la energía:

  • Facilidad de instalación innegable: no necesita cables especiales, no hace falta renovarla y afecta mínimamente a la actividad. La instalación de un sistema de gestión inalámbrico es más rápida y asequible, lo que conlleva un menor coste de propiedad y un retorno de la inversión más rápido.
  • La tecnología inalámbrica ofrece escalabilidad completa gracias al uso de aplicaciones y protocolos de comunicación abiertos, por lo que es sencillo empezar con una sola zona para luego ampliarla. Las actualizaciones y los complementos son también más fáciles de manejar.
  • Como corresponde a las iniciativas verdes, la tecnología inalámbrica cumple las reglas y directrices correspondientes y permite el uso de sistemas energéticamente eficientes.

Tecnología inalámbrica moderna

Si bien antaño se consideraba que la tecnología inalámbrica era poco fiable para crear aplicaciones, ha superado sus dificultades con las interferencias y el alcance de la señal. Los sistemas inalámbricos en edificios son seguros y pueden incorporar sistemas de cifrado comerciales, gubernamentales e incluso militares con autenticación multinivel.

Los estándares de tecnología inalámbrica utilizados en la mayoría de los edificios comerciales de todo el mundo son EnOcean® y ZigBee®. Ambos son compatibles con dispositivos que realizan el mismo tipo de función, pero difieren en los protocolos de comunicación y de red.

EnOcean certifica más de 800 productos, la mayoría de los cuales se utilizan para la automatización de edificios, por lo que es el estándar más ampliamente utilizado. Estos productos cuentan con sistemas de acumulación de energía, por lo que no necesitan cables ni baterías y ayudan a ahorrar costes y proteger el medio ambiente. Sin embargo, EnOcean emplea comunicaciones punto a punto, lo que significa que el fallo de un enlace impide que los dispositivos se comuniquen. Además, los dispositivos EnOcean tienen un alcance corto, de tan solo 30 metros.
 
El protocolo ZigBee es compatible con topologías de red de malla autorreparables y autoenrutables, lo que les proporciona una gran flexibilidad y fiabilidad. Con un alcance de hasta 100 metros, permiten controlar áreas más extensas con menos dispositivos. Aunque los dispositivos ZigBee requieren cable de alimentación, el estándar evoluciona actualmente hacia la acumulación de energía. Actualmente existen menos dispositivos ZigBee, lo que puede restringir las opciones para los propietarios de edificios y los operadores que utilicen este estándar.
 
Adaptado a las necesidades del edificio
 
Los propietarios de edificios a menudo encuentran que la solución óptima, teniendo en cuenta tanto el rendimiento como el uso de energía, es una combinación de dispositivos cableados e inalámbricos basados en los estándares EnOcean y ZigBee. Por ejemplo, una instalación puede utilizar productos EnOcean para la iluminación y el control de las salas, pero en cambio emplear ZigBee para los controladores de climatización y de red.
 
Las siguientes recomendaciones pueden ayudar a propietarios y operadores a seleccionar y adoptar la solución de automatización de edificios de altas prestaciones más rentable:
  • Conocer las necesidades, metas y presupuesto de la empresa antes de evaluar opciones inalámbricas y por cable.
  • Trabajar con proveedores que ofrezcan una amplia gama de opciones de productos y tecnologías.
  • Insistir en el uso de inteligencia distribuida en productos de control de edificios para mejorar el rendimiento y la fiabilidad de la red.
  • Tener en cuenta los límites regionales del rango de frecuencias en el diseño del sistema.
  • Utilizar protocolos basados en estándares abiertos para permitir la interoperabilidad entre proveedores y evitar verse confinados a uno solo.
Al conocer las opciones inalámbricas modernos y seleccionar proveedores que ofrezcan una amplia gama de opciones, la mayoría de los propietarios y operadores de edificios podrán permitirse poner en práctica sistemas que reduzcan el derroche de energía y los costes, así como mejorar el rendimiento y ofrecer los beneficios de un ecosistema bien administrado y automatizado.

Para más información sobre la tecnología inalámbrica para tus instalaciones, descarga el White Paper de Schneider Electric "Aprovechar la tecnología inalámbrica para reducir los costes de energía del edificio".
Más información