• ¿Cuál es la mejor estrategia para planificar una red eléctrica inteligente?

Default Alternative Text
Adoptar un enfoque estratégico permite a las compañías eléctricas superar las dificultades asociadas a la transición hacia una red inteligente.

Las compañías eléctricas que planean dotar de inteligencia a la red de distribución tienen ante sí una iniciativa intrincada y multifacética. Algunas apenas han comenzado, mientras que otras invertido mucho tiempo y dinero en el desarrollo de una estrategia viable. Se trata de un cambio abrumador, pero contar con una hoja de ruta estratégica puede facilitar la transición. 

Evaluar los impulsores del negocio
Sea cual sea el punto del proceso de planificación de la red inteligente en el que se encuentran las compañías, adecuar las inversiones en función de los impulsores del negocio más importantes es un buen punto de partida. Este método ha demostrado ser eficaz para obtener el apoyo de los grupos de interés internos y externos. Algunos de los principales impulsores del negocios son:
• Entorno normativo
• Capacidad, gastos y fiabilidad del sistema
• Recursos de generación
• Implicación de los medios de comunicación y de los clientes

Evaluar las necesidades tecnológicas
La hoja de ruta de la red inteligente debe tener en cuenta asimismo las nuevas tecnologías que repercuten en el entorno operativo de la compañía y, en algunos casos, hace posible la interacción con sus clientes. Las compañías eléctricas deben evaluar las tecnologías de las que disponen y determinar dónde necesitan realizar mejoras o implementar nuevos sistemas.

Construir la hoja de ruta de la red inteligente: Método en 5 pasos
Una vez la compañía obtenga una panorámica general de su posición en cuanto al cumplimiento de la normativa y sus capacidades de infraestructura y de integración, tendrá un punto de partida para delinear su viaje. El siguiente método en 5 pasos proporciona personalizables y asequibles para implantar con éxito una red de distribución inteligente.

Imagen 1: Este método en 5 pasos ofrece instrucciones asequibles para implantar con éxito una red de distribución inteligente.

40-3

New_Picture

Paso 1: Definir las responsabilidades y roles internos de la gestión de suministros y personal en la construcción de la hoja de ruta. Los roles clave incluyen promotores ejecutivos, líderes empresariales, expertos en la materia, gestor de proyectos, enlace normativo, enlace con el cliente y comunicador/promotor interno. Este equipo recopilará información, determinará los impulsores y las prioridades del negocio, documentará la hoja de ruta y se comunicará con los grupos de interés.

Paso 2: Organizar talleres para debatir los impulsores y los requisitos. Los talleres permiten que los equipos determinen la situación actual de la compañía, pensar en los requisitos y delinear los pasos necesarios para redactar la hoja de ruta. Las áreas a tratar son: contadores, redes y operaciones inteligentes y los procesos de integración centralizada, comunicaciones, seguridad y procesos de negocio.

Paso 3: Definir prioridades a través de un caso de negocio para la implementación de tecnologías de red inteligente. Lo mejor es encontrar un equilibrio entre los componentes más necesarios para la compañía y aquellos que pueden acelerar el retorno de la inversión. Basándose en impulsores de negocio específicos, las compañías deben estimar costes y evaluar los beneficios para llevar a cabo un análisis financiero.

Paso 4: Documentar el plan. Para desarrollar una hoja de ruta para la red inteligente es preciso determinar quiénes son los principales participantes y grupos de interés y resumir las conclusiones de los talleres y el caso de negocio. El documento debe describir los impulsores del negocio para cada proyecto o fase de implementación, incluir un plan de ejecución detallado e indicar cómo y cuándo afectarán estos pasos a los grupos de interés.

Paso 5: Comunicar. Los equipos que están desarrollando la hoja de ruta de la red inteligente deben ser conscientes de la importancia de comunicarse con sus organizaciones durante todo el proceso para ayudar a superar la típica estructura aislada que con frecuencia segrega la generación, la transmisión, la distribución y los grupos operativos. Esto puede obligar a mejorar las metodologías de comunicación. 

Plan de respuesta a necesidades en evolución
Cada compañía afronta retos propios, por lo que no existe una solución de planificación válida para todos los casos. Sin embargo, seguir este proceso en cinco pasos creará una hoja de ruta clara con la que los grupos de interés comprenderán las razones que impulsan la adopción de una red inteligente y sus ventajas.

Por otra parte, en vista de la evolución continua del panorama de las tecnologías de red inteligente, las compañías deberán reevaluar los impulsores de negocio y la tecnología disponible, comparar sus progresos con la hoja de ruta y el caso de negocio y valorar la efectividad de las comunicaciones y el uso de las tecnologías de red inteligente empleadas.

Descubre las complejidades de la creación de una hoja de ruta de redes inteligente con la orientación de Schneider Electric
Más información