• Se busca: Un diseño de interfaz de usuario que promueva la seguridad y aumente la productividad

Default Alternative Text

La creciente complejidad de las operaciones conlleva un mayor riesgo de errores humanos. Según el Abnormal Situation Management Consortium, los errores humanos representan el 42% de las anomalías en sistemas industriales, lo que provoca pérdidas económicas y afecta a la seguridad laboral. La investigación realizada por este grupo también determinó que la pérdida de operatividad de los sistemas industriales reduce la capacidad de producción entre un 3% y un 8%.

Errores comunes en el diseño de la interfaz de usuario 

El diseño convencional de una interfaz de usuario no tiene en cuenta los objetivos económicos y de seguridad. Además, el aumento de la densidad de datos obliga a los operadores a asimilar una sobrecarga de información que se presenta en pantallas visuales muy complejas. La consecuencia es que resulta imposible responder a las alarmas en el momento oportuno y detectar tendencias importantes en los datos empleando gráficos ineficaces pone a prueba incluso las aptitudes de los operadores más experimentados.

El diseño de la interfaz de usuario también puede contribuir a provocar problemas de seguridad y accidentes de trabajo, pese a contar con sistemas de alarma avanzados. En una encuesta realizada recientemente por Automation World, el 70% de los encuestados respondió que la «sobrecarga de alarmas» afecta a su capacidad de controlar adecuadamente el proceso de producción.

La esencia del dilema es simple: Las interfaces de usuario utilizadas hoy en día en los procesos industriales están destinadas a mantener un estado de operativo concreto en lugar de optimizar el rendimiento empresarial. 

El concepto de «conciencia situacional» revoluciona la interacción
El consorcio ASM llegó a la conclusión de que un diseño de interfaz de usuario basado en «conciencia situacional», una metodología compuesta por prácticas recomendadas, puede ser cinco veces más eficaz a la hora de detectar problemas en un proceso. Esta nueva metodología puede ayudar a los operadores desbordados por la cantidad de información a realizar su trabajo con menos errores, reduciendo los periodos de inactividad imprevistos.

Diseño de una interfaz de usuario con vistas a generar más valor
Las modernas tecnologías avanzadas permiten a las industrias aplicar los tres pilares de un diseño de conciencia situacional: percepción, comprensión y proyección.

Aplicado en un entorno industrial, la conciencia situacional hace referencia a una situación en la que un operador reconoce datos, alarmas o tendencias (percepción), comprende cómo afectan estos elementos al proceso de producción (comprensión) y predice las consecuencias de la futura acción o inacción (proyección).

Prácticas recomendadas para el diseño de una interfaz de usuario:

  • Diseño orientado a objetivos – Identificar los principales objetivos de negocio de un sistema, como el uso de energía, y dividir los objetivos en objetivos secundarios con parámetros que permiten al operador tomar decisiones.
  • Estructura de ventanas – Para extraer información y asimilarla más rápidamente, debe dividirse la pantalla con un enfoque jerárquico que consta de cuatro niveles: El nivel 1 facilita la decisión de actuar o investigar. El nivel 2 permite la ejecución. El nivel 3 ofrece detalles del estado de los equipos. El nivel 4 suministra información, como análisis de tendencias o incidencias, análisis de alarmas, ajustes del bucle y ayuda e información sobre procedimientos.
  • Color y animación- Deben abandonarse los despliegues visuales elaborados que pueden confundir y distraer a los operadores. El uso de colores estandarizados simplificados y animaciones ayudan a captar la atención del operador, tal y como se muestra en este vídeo.
  • Gestión práctica de las alarmas – Revisar la configuración de las alarmas para asegurarse de que cada una de ellas se activará solo cuando el operador tenga que tomar medidas con el fin de minimizar las posibles falsas alarmas.
  • Elementos de diseño eficaces – Utilizar un conjunto estandarizado de elementos de diseño para transmitir la información clave de la manera más sencilla y reducir la carga cognitiva de los operadores, como se muestra en este vídeo.
  • Contadores y cuadros de mando – Uso de contadores «inteligentes» para mejorar la capacidad del operador para transformar los datos en información útil. Las herramientas del cuadro de mando pueden ayudar a los operadores a detectar tendencias en los datos.

El diseño adecuado de una interfaz de usuario permite que los equipos de operaciones dediquen más atención a las gestión empresarial en tiempo real en vez de limitarse al mero control de las operaciones. El beneficio que se consigue en el sector es un mayor nivel de seguridad y un mejor rendimiento económico.

Descubra las seis prácticas recomendadas para un diseño moderno de las interfaces hombre-máquina
Más información