• La tercera opción al abordar problemas de aparamenta

A worker showing a coworker how to use a multimeter, asset management, energy efficiency

La aparamenta eléctrica incluye dos tipos de componentes en el sistema, que pueden denominarse pasivos y activos. Los componentes pasivos consisten en elementos como canales de entramado de acero, cubiertas protectoras, barreras, estructuras de bus horizontales y verticales, y también componentes que constituyen la estructura mecánica del equipo. Los componentes activos críticos son los interruptores automáticos del circuito de alimentación o dispositivos con fusibles que incluyen el sistema de protección contra sobreintensidad.

En general, 20 años han sido la esperanza de vida útil tradicional para equipos de distribución eléctrica mantenidos conforme a las recomendaciones del fabricante eléctrico. Por supuesto, existen instalaciones de equipos que llevan funcionando mucho más de 20 años. En muchos de estos casos el equipo parece funcionar, pero requiere solucionar algunos problemas operativos.

Incluso realizando mantenimiento preventivo cada año, puede haber casos en que la vida útil se haya acortado. Los factores que se deben tener en cuenta incluyen el entorno de funcionamiento y la disponibilidad de repuestos. No obstante, existen formas de ampliar y también optimizar la vida útil del equipo.

Mito n.º 1: Cuando se producen problemas con la aparamenta, las únicas opciones consisten en mantener el equipo envejecido o sustituirlo por equipo nuevo.

 

Cuando se les presente el dilema de realizar reparaciones o una sustitución, ahora los gestores de instalaciones podrán optar por modernizar la aparamenta existente. Como se ha mencionado anteriormente, tanto los componentes activos como los pasivos requieren mantenimiento preventivo rutinario para optimizar la fiabilidad de los equipos. Por norma, los componentes pasivos tienen una vida de servicio mayor que los componentes activos porque su estructura suele ser menos compleja.

Así pues, ¿por qué sustituir toda la estructura cuando se producen problemas? Una alternativa económicamente más viable consistiría en mantener la estructura de aparamenta y buses y actualizar los componentes activos con interruptores automáticos de última generación.

Hay disponibles soluciones de modernización de recarga y sustitución directa para adaptar los últimos interruptores automáticos en aparamenta o cuadros de distribución. Estas soluciones están disponibles para sustituir varios interruptores automáticos de fabricantes de equipos originales de media y baja tensión. Ambas opciones se han diseñado para incrementar la fiabilidad, reducir el mantenimiento y mejorar las capacidades de los equipos.

Sustitución directa: Gracias a un bastidor adaptador, el diseño de los interruptores automáticos permite que quepan en la celda de aparamenta existente requiriéndose poca o ninguna modificación en la propia celda. Las soluciones de sustitución directa reducen los periodos de inactividad porque los cortes (si existen) se limitan al mínimo en el bus del equipo. Modernización: El bus y la celda de aparamenta existentes se reconfiguran para que admitan el nuevo interruptor automático. Esta opción requiere un mayor periodo de inactividad del bus porque se está modificando la celda interna.

Para las soluciones de modernización de recarga y sustitución directa, se proporcionan nuevas puertas de celda para ajustarse al equipo existente y el frontal de los nuevos interruptores automáticos. Están disponibles diseños para la aparamenta de cualquier fabricante.

Los beneficios de la actualización incluyen:

Mayor fiabilidad: Los dispositivos de interrupción de aire o por amortiguación en interruptores automáticos existentes podrían tener problemas de fiabilidad, y los materiales envejecidos reducen la fiabilidad del equipo. Menores costes de mantenimiento: Los interruptores automáticos antiguos requieren mantenimiento periódico y renovación, lo que cuesta tiempo y dinero, y muchos componentes de los interruptores automáticos existentes ya no son compatibles. Mayores capacidades: Interrupción de paso de falta, precisión y repetibilidad de la unidad de disparo, disponibilidad de interruptores automáticos limitadores de arcos eléctricos y disponibilidad de monitorización, comunicación y medición de energía.

Mito n.º 2: El coste es demasiado elevado. En caso de sustituir aparamenta existente, existen varios costes que tener en cuenta además del precio de compra del equipo nuevo, como:

El coste de la demolición y retirada de los equipos de alineación de la aparamenta existente y la mano de obra necesaria del contratista. Las posibles interrupciones en los procesos de la instalación y el flujo de trabajo en el transcurso de los cambios del equipo. A menos que las cargas del proceso puedan redirigirse temporalmente durante el desmantelamiento de los equipos antiguos y la instalación del nuevo equipo, el coste de las pérdidas de producción puede ser sustancial. Una consideración que suele pasarse por alto es la colocación de conductos. La instalación de nueva aparamenta (que suele tener un tamaño menor que el equipo antiguo/obsoleto que debe sustituir) requiere el traslado de la conducción existente por encima y por debajo del equipo. De este modo, es posible que haya que empalmar o sustituir los cables, lo que incrementa el coste.

Una solución de recarga o sustitución directa minimiza estos gastos. No es necesaria la demolición de la instalación existente. Se minimizan las alteraciones en la producción, y es posible que incluso se limiten al tiempo que se emplee en extraer los interruptores automáticos antiguos e insertar las nuevas unidades de sustitución directa.

Las soluciones de modernización eliminan la costosa tarea —tanto en tiempo como en dinero— de trasladar los conductos y sustituir los cables, puesto que el equipo existente sigue donde estaba. No es necesario tocar los cables, lo que elimina la posibilidad de daños.

Mito n.º 3: Si se modifica el equipo se anulará la certificación UL. La marca UL indica que el producto del fabricante original cumplía los niveles de seguridad y rendimiento adoptados por el sector al salir de fábrica, en general la norma UL aplicable y la norma NEC. La modificación del equipo no invalida necesariamente la certificación UL. Muchos productos están diseñados para ser modificados sobre el terreno (por ejemplo, practicando orificios para la entrada de cables).

La autoridad con jurisdicción tiene la responsabilidad de evaluar la aceptabilidad de las modificaciones de campo o determinar si son suficientemente significativas para que un miembro del personal de Servicios de Ingeniería de Campo de UL tenga que evaluar el producto modificado. UL no puede confirmar que el producto sigue cumpliendo los requisitos de seguridad de certificación aplicables a menos que investigue específicamente las modificaciones de campo. Previo pago de un importe, UL realizará una inspección de campo de los interruptores automáticos recién instalados y extenderá una certificación de campo del equipo.

Los equipos eléctricos y los sistemas de distribución eléctrica no se han diseñado para estar continuamente bajo tensión ni se prevé que lo estén sin que intervenga el propietario. En función del momento en que se instalara la aparamenta y de cómo se haya utilizado, el equipo podría estar en un estado entre el rendimiento satisfactorio y la inoperatividad. El último caso suele ocurrir a medida que el equipo se aproxima al final de su vida prevista. Si no se ha realizado mantenimiento de forma habitual, es posible que se entre en este estado poco satisfactorio de forma prematura, y el resultado puede se un acortamiento de la vida útil de los componentes.

Aunque las opciones de recarga y sustitución directa son dos opciones de modernización distintas, ofrecen el mismo resultado final: una mayor fiabilidad del sistema de alimentación y unos menores costes del ciclo de vida.

Puntos clave

Entre los factores a considerar en la revisión de la vida útil de la aparamenta se encuentran el entorno de funcionamiento y la disponibilidad de repuestos. Las ventajas de actualizar la aparamenta incluyen la fiabilidad, un menor coste de mantenimiento y el incremento del número de funciones. La modificación del equipo no siempre anula la marca UL. De hecho, tras la modificación es posible volver a certificar el equipo pagando un importe.

H.L. (Hal) Theobald, Schneider Electric

18/09/2013

Powered by ContentStream®