• Al fin, una estrategia para obtener unas instalaciones sanitarias rentables y respetuosas con el paciente

Default Alternative Text
Una infraestructura de tecnología inteligente potencia la eficiencia en toda la organización.

La Organización de las Naciones Unidas estima que el número actual de personas de 60 o más años de edad (841.000.000 personas) ascenderá hasta los 2000 millones en el año 2050. Este enorme número de pacientes con necesidad de atención médica supondrá una carga adicional para las organizaciones sanitarias, que ya sufren grandes dificultades debido a la restricción de presupuestos y la falta de recursos.

A este reto se suma, además, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hasta el 40% de los recursos dedicados a la atención sanitaria se desperdician, en parte debido al uso de sistemas y procesos anticuados. Existe una gran variedad de soluciones tecnológicas avanzadas para mejorar la atención a los pacientes y controlar los costes de explotación, pero el sector sanitario va a la zaga en la implementación de algunas de estas soluciones.

Infraestructura de tecnología inteligente: la base de la eficiencia
Basada en las tecnologías de la información y la comunicación y en los protocolos de comunicación móvil, la infraestructura de tecnología inteligente potencia la eficiencia en toda la organización. A modo de sistema nervioso de un hospital, la infraestructura integra y permite la comunicación entre diferentes sistemas, como la energía, la gestión del edificio, la seguridad e IT. Cuando los sistemas de un hospital "hablan" entre sí, se obtiene una infraestructura más fuerte que hace un uso más eficiente de los recursos disponibles.

8 ventajas de una infraestructura inteligente de atención sanitaria
En muchos países, los pacientes pueden elegir su centro de tratamiento, lo que significa que los hospitales se ven obligados a competir. La experiencia global de un paciente depende de diversos factores, como la atención del personal sanitario, el servicio de comidas, la limpieza y las propias instalaciones. Mediante la comunicación inalámbrica, una infraestructura de tecnología inteligente mejora la experiencia global de los pacientes y la eficiencia del hospital porque:

  1. 1. Permite al personal médico acceder a los datos de los pacientes desde cualquier lugar para tomar decisiones médicas fundamentadas
  2. 2. Capacita al personal de enfermería para responder rápidamente a las necesidades de los pacientes
  3. 3. Garantiza el confort de los pacientes, que pueden controlar la iluminación, la temperatura, las persianas y otros elementos de su habitación
  4. 4. Satisface el deseo de los pacientes de comunicarse con su familia y amigos a través de correo electrónico u otros servicios web
  5. 5. Aumenta la productividad del personal al reducir el tiempo necesario para gestionar los sistemas y localizar equipos
  1. 6. Fomenta la eficiencia energética mediante el control y la monitorización de las fuentes de energía
  2. 7. Ahorra inversiones en dispositivos, cableado y puesta en marcha, tanto en una nueva construcción como en un proyecto de reforma
  3. 8. Reduce los costes de explotación gracias a una red de alimentación fiable, escalabilidad y un rápido diagnóstico y reparación del sistema

Racionalización de sistemas
Para desarrollar una plataforma efectiva y de bajo coste para una infraestructura de tecnología inteligente, los hospitales deben aprovechar tanto las tecnologías existentes como las emergentes. Además, muchas organizaciones sanitarias emplean un concepto denominado "pensamiento ajustado" para mejorar su eficiencia. Este concepto desarrollado por Toyota se podría traducir en cómo hacer que sucedan las cosas justas en el lugar justo, en el momento justo y en las cantidades justas, a la vez que se minimizan los desperdicios y se mantiene un enfoque flexible y abierto a los cambios. Por ejemplo, la combinación de un enfoque "ajustado" con el modelado de la información del edificio para un proyecto de nueva construcción puede reducir costes, acortar plazos y mejorar la calidad.

Estrategias de inversión
Una infraestructura de tecnología inteligente mejorará la atención a los pacientes y los resultados económicos, pero al indagar sobre una solución de este tipo, las organizaciones sanitarias suelen encontrar varios obstáculos:

  • La falta de fondos o la dificultad para obtener financiación plantea ciertas incógnitas sobre quién va a pagar estas mejoras. Para inversiones a pequeña escala, lo más apropiado es documentar el retorno de la inversión a nivel económico antes de sondear al director financiero o al director general. Para proyectos de mejora de eficiencia a gran escala, un contrato de rendimiento por ahorro de energía ofrece una herramienta para alcanzar los objetivos si no se cuenta con fondos disponibles por adelantado. Empleando la financiación de un tercero, una parte de los ahorros energéticos servirá para financiar el proyecto.
  • Una falta de conocimientos o experiencia en el seno de la organización sanitaria podría requerir la contratación de un experto externo para investigar, adquirir y facilitar la comprensión de las nuevas tecnologías. Esto resulta fundamental para lograr el éxito en las fases de diseño, implementación, formación de personal y evaluación continua.

Si se cuenta con el diseño y la planificación adecuados, una infraestructura de tecnología inteligente aportará valor añadido a los hospitales gracias a una mejor atención a los pacientes y la reducción de los costes de explotación.

Descubre cómo mejorar la experiencia de los pacientes y la salud financiera del hospital: Descarga “Impacto de la infraestructura de tecnología inteligente en los costes de explotación y la atención a los pacientes de un hospital”.
Más información