• Un nuevo enfoque reduce los costes del sistema de bombeo en un 20%

Worker in facility
La mayoría de los problemas de eficiencia son el resultado de una falta de concordancia entre las operaciones de bombeo y las necesidades reales del sistema

En entornos de fabricación y producción, los costes de electricidad representan el 40% del coste total de la propiedad (TCO) de una bomba. Siguiendo las prácticas recomendadas en gestión energética, un fabricante puede reducir el consumo eléctrico de sus sistemas de bombeo al menos un 30%, lo que genera una reducción del 20% en el coste total de la propiedad y permite el retorno de la inversión en 24 meses.

Gráfico 1: Perfil de costes habitual del ciclo de vida de una bomba (cortesía de Hydraulic Institute and Pump Systems Matter)

27.jpg

Si la mejora de la eficiencia energética de un sistema de bombeo puede generar ahorros significativos, ¿por qué los equipos de operaciones tienen dificultades para iniciar los cambios? Por lo general, las especificaciones de rendimiento del sistema de bombeo no están vinculadas a la eficiencia energética, por lo que es difícil justificar la inversión de recursos para mejoras energéticas. Pero con una inversión limitada y siguiendo tres pasos básicos de gestión de la energía, los fabricantes pueden cumplir sus objetivos de sostenibilidad y reducir los costes de propiedad.

Paso 1: Gestiona tu eficiencia energética La mayoría de los problemas de eficiencia son el resultado de una falta de concordancia entre las operaciones de bombeo y los requisitos reales del sistema y de un uso indebido de las válvulas reguladoras y las compuertas para controlar el flujo de líquidos. Una solución simple es la de utilizar variadores de velocidad (VSD), que permiten un rendimiento de alta eficiencia y puede ahorrar un 20% de la energía con un caudal del 100% y un 36% con un caudal del 60%.

  • Sustituye las unidades fijas por variadores de velocidad para controlar la velocidad, la presión y el caudal.
  • Supervisa los datos de consumo y producción de energía a través de software de sistema de control para poder tomar decisiones rentables.
  • Supervisa el punto de funcionamiento de una bomba y su eficiencia para observar las tendencias y que ellos sirva de como base para adoptar medidas de eficiencia.
  • Usa las mediciones para marcar los cambios en la eficiencia y para comparar el rendimiento de las bombas.

Paso 2: Mantén tus equipos Los costes de mantenimiento representan el 25% del coste total de la propiedad de un sistema de bombeo, y las prácticas de mantenimiento contribuyen a un ahorro influenciado por la energía. El mantenimiento adecuado de los motores, unidades, bombas y tuberías asociadas es crucial, ya que una bomba sin mantenimiento ve su rendimiento reducido entre un 10 y un 15%.

Gráfico 2: Curvas de costes de los diferentes enfoques de mantenimiento (cortesía de la Penn Penn State University / Applied Research Laboratory - “Open systems architecture for condition-based maintenance”)

 

27-2.jpg

  • Establece planes de mantenimiento preventivo para realizar una inspección sistemática y detectar posibles fallos antes de que ocurran.
  • Supervisa el sistema de bombeo y combina los datos sobre energía y procesos para permitir un mantenimiento basado en condiciones; es el enfoque más rentable. El mantenimiento basado en condiciones rastrea los datos del sistema a lo largo tiempo, y, como resultado de este control, proporciona una evaluación precisa de la situación y ayuda a predecir cuándo se producirán periodos de inactividad.
  • Implementa medidas de mantenimiento correctivo, según sea necesario, en respuesta a un problema imprevisto o emergencia. Incorporar prácticas de mantenimiento preventivo y basado en condiciones puede minimizar la necesidad de mantenimiento correctivo.

Paso 3: Comprende tus costes de energía Para reducir los costes adicionales, los propietarios de plantas industriales y los equipos de operaciones de las instalaciones encargados del agua/aguas residuales y de las operaciones de petróleo y gas, deben descifrar las facturas de sus proveedores y comprender los términos comunes de facturación. El cargo del cliente es un cargo fijo basado en un rango de consumo de energía previsto y en el precio de la potencia real consumida. El término de energía corresponde a la energía activa consumida durante un tiempo establecido y si el uso fue durante las horas "pico" o "valle". El término de potencia representa el promedio máximo de energía consumida en cualquier periodo de 15 minutos a lo largo de un mes. La penalización por factor de potencia es la relación entre la “potencia activa”, que genera trabajo, y la “potencia aparente”, que podría emplearse potencialmente para realizar trabajo. Si el factor de potencia es menor que el valor determinado establecido en el contrato de servicio, entonces las sanciones se aplicarán mediante la facturación por el factor de potencia.  Se recomienda adoptar las siguientes medidas:

  • Revisar el contrato de servicio para comprender los cargos de facturación.
  • Ajustar el horario de consumo energético para pasar del periodo de horas punta al periodo de horas valle en la medida de lo posible.
  • Reducir el pico de demanda mensual para reducir el término de potencia.
  • Reducir la cantidad de energía consumida que no genere ingresos.

Mediante la adopción de tecnologías de eficiencia energética, la implementación de prácticas de mantenimiento fiables y la optimización del control de costes de la factura de servicio, las industrias que operan sistemas de bombeo pueden establecer un plan eficaz de gestión de la energía, reducir el coste total de la propiedad en un 20% y cumplir sus objetivos de sostenibilidad.

Descarga el White Paper de Schneider Electric “Tres pasos para la reducción del coste total de la propiedad en sistemas de bombeo” para obtener más información.
Más información