• Hacemos supereficiente el sexto superordenador más rápido del mundo

Male IT worker with arms crossed and smiling at the camera with servers behind him.
Solución de refrigeración con acoplamiento cerrado InRow de Schneider Electric: proporciona un ahorro estimado de hasta el 20% y una eficiencia energética de 1,2.

A unos 10 km al norte del centro de Austin se encuentra Stampede, un superordenador construido por el Centro de Computación Avanzada de Texas (TACC) en la Universidad de Texas. Stampede, uno de los superordenadores más grandes del mundo —clasificado como el sexto más rápido—, lleva a cabo miles de billones de cálculos por segundo, ayudando a los investigadores de cientos de instituciones académicas a resolver problemas científicos y de ingeniería a gran escala que van desde el diseño de las aeronaves a la predicción del tiempo y la nanoelectrónica.

Pero para que la supercomputación moderna sea rentable, la eficiencia energética y la refrigeración son factores necesarios. Para ayudar a resolver los desafíos energéticos y de refrigeración en sus entornos de supercomputación, el TACC se dirigió a Schneider Electric™ y a su solución de Data Centers InfraStruxure.

Superamos las expectativas 
La construcción de superordenadores que puedan ejecutar simulaciones a muy gran escala para resolver problemas requiere algo más que ingenio; se necesita una gran cantidad de energía. Por ejemplo, Stampede ocupa, físicamente, 180 armarios y cuenta con 100.000 procesadores convencionales y con 400.000 de un nuevo tipo de procesadores experimentales.

"En este punto, hemos llegado a un nivel en el que repartimos casi 40.000 vatios por armario, de tipo estándar de rack de servidor de 61 cm de ancho, que hace que la densidad en nuestro Data Center sea de casi 10,8 kW/m² en todo el Data Center", asegura Dan Stanzione, Subdirector del Centro de Computación Avanzada de Texas y de la Universidad de Texas en Austin.

El TACC trabaja con Schneider Electric no solo para optimizar la distribución modular a la densidad necesaria, sino también para eliminar el calor producido con esa densidad. La solución de refrigeración con acoplamiento cerrado InRow™ de Schneider Electric, dispuesta entre sus armarios de servidores con contención de pasillos calientes, ayudan a reducir su CTP. Además, al poner la refrigeración más cerca de los servidores, el TACC está logrando unos ahorros adicionales de entre el 15% y el 20%.

"Estamos consiguiendo una eficiencia energética de alrededor de 1,2; esto significa que por cada vatio que utilizamos en la computación, usamos aproximadamente dos décimas partes de un vatio para enfriarlo. Eso es muy eficiente", dice Stanzione.

Mira nuestro vídeo para obtener más información sobre las soluciones de refrigeración de Schneider Electric.
Más información