• Cómo ser más ecológico: beneficios para los minoristas

Default Alternative Text
Una disminución del 10 % en los costes energéticos equivale a un incremento del 8 % en las ventas por pie cuadrado

Los distribuidores se enfrentan hoy en día a una competencia feroz, al descenso de la rentabilidad de las tiendas físicas debido a la caída del tráfico de a pie, al aumento de los costes energéticos y a la necesidad de responder a las demandas de sostenibilidad empresarial.

¿Por qué emprenden los distribuidores la senda ecológica?
Responsabilidad social corporativa. Protección del planeta. Cumplimiento de las normativas gubernamentales. Todas constituyen razones sólidas para adoptar medidas de gestión energética y sostenibilidad, pero, además, las cifras son igualmente convincentes:

  • Los distribuidores estadounidenses gastan cerca de 20.000 millones de USD en energía cada año.
  • Según el consumo y el coste medio de la electricidad en EE.UU., 100 tiendas, cada una con 930 metros cuadrados, generarían una factura eléctrica de 1,4 millones de USD anuales, y todo indica que los precios de la energía seguirán aumentando.
  • Una reducción del 10 % en costes energéticos tiene el mismo impacto sobre los resultados económicos que un incremento del 8 % en las ventas por metro cuadrado.
  • De media, un programa de gestión energética puede generar ahorros de entre un 10 % y un 30% en un plazo de tres años.
  • Las marcas sostenibles superan en rendimiento al resto del mercado en un 120 % y tienen más posibilidades de incrementar sus ventas en épocas de dificultades.

El ahorro de energía puede generar rentabilidad
Los patrones de compra de los consumidores actuales están afectando a las ventas de distribuidores. Debido al auge del comercio electrónico, los distribuidores han registrado una reducción de un 5 % en las ventas por metro cuadrado entre 2005 y 2010. Las previsiones indican que las ventas on-line constituirán entre el 17 % y el 21 % del negocio total de los distribuidores en 2016. Para las tiendas de cemento y ladrillo, los ahorros generados por un programa de gestión de la energía podrían representar un auténtico as en la manga para compensar el declive de las ventas.

Muchos distribuidores están recurriendo a los programas de sostenibilidad y de gestión energética como estrategia para aumentar la fidelización a la marca, mejorar sus márgenes de beneficio, reducir la huella medioambiental corporativa y mantener su competitividad en unos mercados en constante evolución. Estos programas contribuyen a reforzar la confianza de los accionistas y clientes, lo que puede reforzar la imagen de marca.

Buenas prácticas que funcionan 
Los principales distribuidores que despliegan programas de sostenibilidad y gestión energética siguen estas buenas prácticas:

  • Desarrollar objetivos de sostenibilidad que complementen los objetivos organizativos, identificar recursos, crear un plan de acción.
  • Implementar un sistema de adquisición estratégica de energía para reducir los costes de suministro y reducir los riesgos.
  • Fomentar la iniciativa de los empleados mediante programas de gestión de cambios efectivos.
  • Realizar un seguimiento de medidas internas: energía, recursos, residuos y cumplimiento normativo de los proveedores.
  • Reducir el consumo de energía y recursos en las instalaciones.
  • Comunicar los proyectos de sostenibilidad a nivel interno y externo.

Tecnologías que sustentan el programa
Los distribuidores pueden acceder a una enorme cantidad de datos de sus edificios, tiendas y cadenas de suministro. El reto está en recopilar, agregar e interpretar los Big Data y transformarlos en iniciativas que mejoren el rendimiento del negocio.

Los programas de energía y sostenibilidad confían en unos equipos y sistemas eficientes que controlan el consumo de energía de cada tienda y recogen los datos necesarios para identificar oportunidades de mejora de la eficiencia. Las aplicaciones de “software como servicio” recopilan datos sobre energía, recursos y proveedores, y permiten visualizar indicadores clave de rendimiento detallados tienda a tienda y datos corporativos.

Seis pasos para conseguir un programa personalizado
La gestión de la energía y la sostenibilidad van de la mano: La reducción del consumo energético genera un impacto positivo y puede ayudar a financiar los proyectos de sostenibilidad. Para aplicar un programa de manera efectiva es necesario:

  1. 1. Desarrollar una estrategia de sostenibilidad que detalle objetivos, riesgos y beneficios.
  2. 2. Implementar un sistema de adquisición estratégica de energía para identificar oportunidades de ahorro y reducir los costes de explotación.
  3. 3. Evaluar y auditar los equipos y operaciones actuales para detectar ineficiencias.
  4. 4. Recopilar datos energéticos y de uso de recursos para generar informes que ofrezcan visibilidad a los grupos de interés.
  5. 5. Supervisar remotamente el consumo de recursos y energía para optimizar los equipos y procesos.
  6. 6. Identificar los riesgos en la cadena de suministro para comparar y evaluar diferentes perfiles de proveedores.

Los programas de sostenibilidad y gestión energética constituyen iniciativas a largo plazo que ofrecen diversas ventajas a los distribuidores. El éxito en estas áreas mejorará los resultados económicos, fomentará la aprobación de los accionistas y la fidelización de clientes, además de contribuir a superar en rendimiento al resto de competidores.

Descubra buenas prácticas para mejorar sus resultados económicos en este Documento Técnico de Schneider Electric: "Guía práctica para la gestión de energía y sostenibilidad en entornos de Distribución".
Más información