• Cinco formas de reducir el consumo de energía en la planta

Default Alternative Text

No se puede gestionar lo que no se conoce. Pero a veces el conocimiento puede ser excesivo. La mayoría de los sistemas de distribución modular de energía incorporan una serie de dispositivos que pueden comunicarse y proporcionar una gran cantidad de datos. Un sistema de alarmas puede ayudar a detectar un problema, pero cuando varias alarmas se activan al mismo tiempo, resulta difícil determinar a cuál de ellas responder en primer lugar.

Instalar un cuadro de mandos con el fin de detectar problemas en los dispositivos o los sistemas puede ayudar a cumplir los objetivos operativos y de seguridad. Cortesía de: Eaton

Instalar un cuadro de mandos con el fin de detectar problemas en los dispositivos y asegurar el correcto funcionamiento de la instalación ayuda a:

  • Cumplir los objetivos financieros
  • Alcanzar los objetivos operativos y de seguridad
  • Llevar a cabo iniciativas de sostenibilidad
  • Adaptarse a la normativa ambiental

Para conseguirlo es necesario ir más allá de la simple notificación de alarma y administrar, analizar y determinar las tendencias de operatividad y uso de los componentes eléctricos. Solo así será posible gestionar de manera proactiva y predictiva la energía de las instalaciones.

1. Recopilación y análisis de información energética

El seguimiento y la gestión de los sistemas de distribución modular de energía es fundamental para unas operaciones correctas, fiables y energéticamente eficientes. Con un sistema de administración de energía eléctrica, es posible realizar un seguimiento en tiempo real y con datos históricos para identificar, vigilar y mejorar prácticas en las que se desperdicia energía.

Hoy en día es más fácil que nunca obtener información sobre la alimentación y la energía consumidas para tomar decisiones operativas de forma proactiva y eficaz. Supervisar la alimentación ya no tiene que implicar soluciones costosas de instalar y actualizar y que quedan anticuadas cuando cambia el sistema eléctrico.

Las nuevas soluciones de software basadas en la web están diseñadas para ser fáciles de instalar y configurar con el fin de que los sistemas puedan comenzar a funcionar rápidamente. Además, las actualizaciones son sencillas, lo que facilita agregar o eliminar dispositivos a medida que cambian los sistemas eléctricos. De este modo, el sistema de administración de energía eléctrica sigue ofreciendo una imagen precisa de la instalación eléctrica con el paso del tiempo.

Por otra parte, un sistema de administración de energía eléctrica puede integrar productos de terceros y otros sistemas de instalación críticos (como sistemas de gestión de edificios, sistemas de seguridad y sistemas de alarma contra incendios). Esto ayuda a recopilar datos complejos en una plataforma de gestión unificada para tomar decisiones estudiadas.

2. Asegurar el correcto funcionamiento de los sistemas

Un sistema de administración de energía eléctrica puede ayudar a verificar que los sistemas de distribución modular de energía de una instalación se instalan, calibran y desarrollan de acuerdo a las expectativas y objetivos. Permite saber si el sistema está funcionando del modo previsto y hacer los ajustes necesarios. Los sistemas de distribución eléctricos evolucionan con el tiempo a medida que se adquieren nuevos equipos, se ajustan los sistemas y se modifican los procesos. Un sistema de administración de energía eléctrica puede ayudar a asegurar que todos los equipos de distribución eléctrica funcionan con la mayor eficacia, así como a detectar posibles mejoras.

Además, la mera supervisión de los dispositivos de distribución modular de energía facilita el descubrimiento de nuevas formas de reducir los costes energéticos.

Como demuestra el efecto Hawthorne, es probable que el comportamiento de la instalación resulte modificado simplemente midiéndolo. Al controlar el consumo de energía pueden encontrarse maneras de conseguir ahorros.

3.  Gestión de las operaciones

Un sistema de administración de energía eléctrica recopila constantemente información y permite medir la operatividad, la carga y el consumo en tiempo real. Las instalaciones con cientos de dispositivos para administrar, supervisar y rastrear necesitan un sistema central para convertir los datos de dispositivos, circuitos y cargas en información procesable y comprensible.

Los sistemas de administración de energía eléctrica permiten supervisar el funcionamiento y el estado de todos los componentes eléctricos de los edificios y medir a lo largo del tiempo las tendencias de esos componentes en busca de cambios. Cuando se detectan cambios, la información puede utilizarse para investigar y responder de forma proactiva antes de que aparezcan fallos que puedan afectar al servicio.

Con un sistema de administración de energía eléctrica se puede comparar el consumo de los equipos o instalaciones de energía y descubrir prácticas ineficientes. El software puede ayudar a calcular el retorno de la inversión asociada a los nuevos hábitos y la sustitución de dispositivos.

4.  Detección de problemas

Vista específica de la información deseada. Simplificación de la gestión de alarmas. Verificación del uso de la energía y de los datos de demanda. Comparación y análisis de las tendencias de datos y representación simplificada del sistema eléctrico.

Con un sistema de administración de energía eléctrica, el usuario puede definir una vista del cuadro de mandos que le proporcionará toda la información necesaria a simple vista a fin de detectar con precisión las anomalías de energía y potencia que puede corregir para ahorrar costes, evitar periodos de inactividad en equipos o procesos y apoyar las iniciativas de sostenibilidad. La vista de dicho cuadro también ayuda a detectar problemas en los equipos o el sistema antes de que se agraven.

5. Eliminación de malos hábitos

El software permite descubrir fácilmente dónde se desperdicia energía para obtener ahorros. Tanto si es cuestión de simplemente apagar las luces por la noche, instalar sistemas por etapas en motores o equipos para reducir cargos asociados a la demanda, como de aplazar algunas operaciones para aprovechar tarifas eléctricas más económicas, un sistema de administración de energía eléctrica ayuda a optimizar el uso de energía de las instalaciones. Puedes establecer objetivos de reducción de la demanda por picos de potencia y determinar las operaciones y sistemas que pueden aplazarse para reducir el coste energético. Un sistema de administración de energía eléctrica puede ayudarte a entender cómo influyen los cambios operativos en el resultado final sin tener que actualizar o renovar los dispositivos.

Ventajas

Disponer de capacidades de gestión y supervisión de la energía inspira tranquilidad: la tranquilidad de que los sistemas de alimentación funcionan como deben, de que el personal recibirá alertas de manera inmediata para resolverlas a tiempo en vez de limitarse a reaccionar y de poder predecir y prevenir los problemas antes de que ocurran.

Para las complejas instalaciones industriales de hoy en día, un sistema de administración de energía no es ningún lujo. Es una herramienta que mantiene la planta en funcionamiento de modo eficaz y eficiente.

Existen muchos proveedores diferentes de sistemas de administración de energía con numerosos niveles y precios diferentes. A la hora de buscar una solución adecuada para la instalación, elige la que mejor se adapte a las necesidades de negocio, teniendo siempre en cuenta que un sistema de administración de energía eficaz debe permitir una expansión simple a medida que el sistema crece, así como generar más valor con el tiempo.

Marty Aaron es director de productos de software y conectividad de Eaton y tiene más de 25 años de experiencia en la industria eléctrica, tanto en el control de motores industriales como en calidad de la energía.
PLEx_Logo_Color_TM

Powered by ContentStream®