• Secuencias de control para sistemas HVAC

Default Alternative Text

Objetivos de aprendizaje

  1. 1. Aprender a crear correctamente una secuencia de funcionamiento.
  2. 2. Reconocer la importancia de la secuencia de funcionamiento en lo que respecta al diseño, especificaciones y construcción.
  3. 3. Comprender cómo sigue actualizándose la secuencia de funcionamiento desde la puesta en marcha y durante el funcionamiento a largo plazo del edificio.

La secuencia de funcionamiento es uno de los aspectos de diseño más importantes de cualquier sistema HVAC. Sin una secuencia apropiada, el sistema podría operar sin control o dejar de funcionar por completo. Cuando se aborda metódicamente, el proceso se puede dividir en segmentos más pequeños. Veremos los pasos necesarios para crear con éxito una secuencia de funcionamiento utilizando un volumen de aire variable (VAV) para una sola zona de una unidad de tratamiento de aire que da servicio a un espacio para reuniones. Estos mismos pasos se pueden aplicar a cualquier equipo.

Antes de que el diseñador pueda empezar a crear realmente la secuencia de funcionamiento, es preciso recopilar alguna información. Esa recopilación de datos y el proceso de intercambio de ideas se pueden dividir en los siguientes pasos principales:

Paso 1: Crear un diagrama de flujo del sistema. Al crear un diagrama de flujo, el diseñador puede identificar los componentes del sistema. Esos son los componentes que deben ser controlados para lograr los resultados operativos deseados. La secuencia general se puede escribir con una subsección para cada uno de los componentes principales de la unidad de tratamiento de aire. Una sección puede tratar del control del ventilador, otra del control de la temperatura y varios dispositivos de seguridad y accesorios pueden detallarse por separado.

Figura 1: Un diagrama esquemático muestra los componentes de control de la unidad de tratamiento de aire (AHU) de ejemplo. Cortesía de: JBA Consulting Engineers


La Figura 1 muestra los componentes principales de la unidad de tratamiento de aire (UTA) que estamos considerando para nuestro ejemplo. Dicha unidad cuenta con un extractor de aire, estaciones de medición de flujo de aire exterior y de suministro, caja de mezcla, prefiltro, filtro final, serpentín de agua caliente, serpentín de agua fría y ventilador de alimentación. El diagrama de flujo también debe identificar el recorrido del flujo de aire y las conexiones de las tuberías. No es necesario incluir los datos de velocidades del flujo de aire y del caudal de agua, ya que esta información debe incluirse en los planes de uso de los equipos. Si se desea, se pueden incluir las velocidades de flujo, o los diagramas pueden dejarse más genéricos. Esto último permite el uso del mismo diagrama para múltiples unidades configuradas de forma similar. Incluya todas las entradas y todas las variables que se deban controlar. Los componentes que no sean entradas ni variables controladas se deben omitir para mantener un diagrama simple que sea fácil de leer.

Paso 2: Clasificar el propósito del equipo. Una de las primeras preguntas que es preciso hacer antes de proseguir es: “¿Cuál es el propósito del sistema?” A menudo el propósito es calentar o enfriar hasta una temperatura de confort para los ocupantes humanos. A veces, el propósito es mantener temperaturas aceptables para un proceso (por ejemplo, un Data Center). Tal vez el sistema necesita mantener relaciones de presión para un espacio o grupo de espacios en particular. El diseñador también debe identificar cualquier otro equipo que se vea afectado por la secuencia. Una unidad de aire de reposición, por ejemplo, se debe enclavar con el(los) extractor(es) que crean la necesidad de esa unidad de aire de reposición. Tenga en cuenta que un sistema puede tener múltiples propósitos. Una UTA puede estar diseñada para acondicionar un espacio durante el funcionamiento normal y también para funcionar como un sistema de control de humo durante un incendio.

Paso 3: Identificar las entradas y salidas necesarias. Se señaló anteriormente que el diagrama de flujo debe incluir las entradas para las variables controladas. Las entradas son las lecturas que entran en el sistema de gestión de edificios (BMS). Estas incluyen elementos tales como sensores espaciales, sensores de temperatura del aire, sensores de presión estática o diferencial, etc. En el desarrollo de esta lista de dispositivos de entrada, el diseñador debe tener en cuenta qué entradas ya están disponibles para usarlas en el sistema de control. ¿Alguno de los dispositivos de entrada requeridos está incluido como parte del equipo o ya se ha especificado para otros fines? En este momento deben indicarse y especificarse en los documentos de construcción los dispositivos adicionales. En este momento también se deben considerar las salidas para preparar la lista completa de puntos. Las salidas son las señales procedentes del sistema BMS para la variable controlada.

Paso 4: Detallar las funciones del sistema requeridas por los reglamentos. Los códigos energéticos (como la norma ASHRAE 90.1) cada vez son más estrictos y cada vez demandan sistemas más eficientes. Identificar de antemano estos requisitos ayuda a garantizar que el sistema cumplirá los reglamentos de ahorro de energía aplicables. Requisitos de control, compuertas de aislamiento, ventilación controlada por la demanda, economizadores, limitaciones de recalentamiento, zona muerta y reinicio de la temperatura del aire de suministro, son ejemplos de requisitos de los reglamentos para zonas de operaciones que, cuando proceda, deberán incorporarse a la secuencia. Es importante reconocer los requisitos y las excepciones para la ubicación de su proyecto en particular.

Figura 2: La zona muerta es un diferencial respecto al punto de ajuste para evitar calentamiento y refrigeración simultáneos. Los reglamentos de energía y las normas de eficiencia especifican las restricciones de superposición de puntos de consigna. Cortesía de: JBA Consulting Engineers


Otros requisitos de los reglamentos de construcción, mecánicos y de incendios también se deben revisar en este momento. Por ejemplo, los reglamentos podrían requerir que se apague una unidad si se detecta humo. Otros requisitos de control adicionales podrían entrar en juego si el equipo tiene una función de control de humo.

Las características y los equipos de HVAC requeridos por las reglamentaciones se deben identificar al principio del proceso de diseño. Esta es una de las razones por las que tiene sentido desarrollar la secuencia de controles al principio del proceso de diseño. Hacerlo así permite tener una iniciativa de coordinación completa y exhaustiva conforme avanza el diseño.

Paso 5: Confirmar los requisitos y las expectativas de funcionamiento de los propietarios. Después de identificar las funciones mínimas que los reglamentos exigen a la unidad, el diseñador debe confirmar si el propietario tiene requisitos operativos específicos y debe entender cómo tiene intención de utilizar el equipo. Estos requisitos pueden identificarse en los requisitos del propietario del proyecto o en una solicitud de propuesta que explique el alcance del proyecto. Si no se elaboró un documento de requisitos del propietario del proyecto, el diseñador deberá consultar al propietario para verificar el uso previsto de los sistemas. El equipo debe debatir qué características deseadas del sistema podrían entrar en conflicto con un funcionamiento correcto en general y con los requisitos de las reglamentaciones. Se debe revisar el sistema para localizar posibles componentes adicionales necesarios para adaptarse al funcionamiento deseado del propietario.

Figura 3: Este gráfico de un sistema de gestión de edificios (BMS) de ejemplo muestra varios puntos. El esquema gráfico presenta un resumen del estado de la unidad en un formato limpio y sencillo. Cortesía de: ABS Systems Inc.


La secuencia de funcionamiento se debe adaptar al modo de funcionamiento del edificio, así como a la experiencia del personal de mantenimiento de las instalaciones. Las secuencias desarrolladas para un gran complejo con casino que cuenta con personal interno de mantenimiento con dedicación completa y mucha experiencia, pueden ser más complejas que las desarrolladas para un pequeño edificio de oficinas sin personal de mantenimiento dedicado. Las secuencias siempre deben ser lo más simples que sea posible sin que dejen de cumplir los requisitos de prestaciones. Las secuencias de control innecesariamente complejas pueden abrumar incluso al operador con más experiencia, ya que son más difíciles de utilizar y mantener. Una falta de entendimiento por parte del operador o la necesidad de tomar el control a menudo hará que el edificio se maneje de una forma distinta a la que pretendía el diseñador.

Una vez que se haya recopilado esa información, el diseñador puede empezar a crear realmente la secuencia de funcionamiento. Esta será la línea de base sobre la que se identificarán y desarrollarán aún más los requisitos para la secuencia de control.

Tabla 1: Se muestra una lista de puntos para el ejemplo de unidad de tratamiento de aire. Se deben enumerar y clasificar todas las entradas y salidas deseadas. Cortesía de: JBA Consulting Engineers

Paso 6: Elaborar una lista de puntos. La información recopilada en los pasos anteriores permite la creación de una lista de puntos. La lista de puntos identifica todas las entradas y salidas que están controladas o supervisadas por el sistema BMS. Una matriz similar a la Tabla 1 es a menudo el mejor método para identificar estos puntos. La matriz debe identificar todas las entradas y salidas para el sistema controlado. Los puntos pueden clasificarse como digitales o analógicos. Las entradas y salidas digitales son una simple condición on/off (0 o 1). La entradas y salidas analógicas representan un valor dentro de un intervalo que corresponde a un cambio en la tensión (por ejemplo, de 2 a 10 VCC) o en el amperaje (de 4 a 20 mA) o, en la era de los controles neumáticos, a un cambio en la presión del aire. Una alarma de filtro sucio de un interruptor de presión diferencial es un ejemplo de una entrada digital al controlador. La posición de la válvula de agua enfriada es una salida analógica, ya que se modula desde la posición abierta del 0 % al 100 %. El sistema debe diseñarse para permitir la ampliación y debe ser capaz de manejar al menos un 125 % del número de puntos especificados actualmente. También se deben hacer asignaciones para puntos virtuales. Estos son puntos que se calculan o pasan por el sistema de controles en vez de puntos físicos cableados.

Puede que sea necesario volver a examinar el paso 3 según se desarrolla la lista de puntos. El diseñador puede darse cuenta de que no tiene todos los dispositivos de entrada y salida necesarios para lograr el control adecuado del sistema. Es mejor identificar estos cambios durante la fase de diseño de manera que no se conviertan en costosos cambios sobre el terreno.

En este momento también se deben revisar la capacidad de supervisión y las alarmas. Estos puntos proporcionan información adicional para el operador y le permiten supervisar el rendimiento del sistema. Esto puede ser una valiosa información, pero un número excesivo de puntos puede ser abrumador, costoso y podría no aportar beneficios reales al operador. Los controles deben ser simples en la medida de lo posible. El operador debe tener toda la información necesaria de un vistazo, la información adicional se convierte en “ruido” y distrae al operador impidiéndole centrarse en los puntos importantes. Se pueden supervisar y ver las tendencias de casi cualquier valor dentro de un sistema. El diseñador debe preguntarse si cada uno de los puntos son o no realmente necesarios para cada sistema particular.

También se debe especificar la capacidad de almacenamiento del sistema. Se debe identificar el tiempo que se deben retener los datos (por ejemplo, 30, 60 o 90 días). También se debe evaluar la frecuencia de las tendencias. ¿Es necesario tomar muestras y registrar las lecturas cada 15 segundos o cada 15 minutos? La observación de tendencias de cientos de puntos cada pocos segundos puede conducir a problemas de rendimiento de la red.

Considere las prácticas recomendadas para la región específica en la que esté trabajando. En algunas áreas, las especificaciones de control podrían estar basadas en el rendimiento y en ese caso el contratista encargado del control de temperatura será responsable de proporcionar todos los componentes de hardware y los puntos necesarios para lograr la secuencia de funcionamiento diseñada. Otras regiones geográficas o proyectos particulares podrían requerir que el diseñador especifique los detalles y la lista de puntos exactos para todos los componentes del sistema que debe proporcionar el contratista de control.

Paso 7: Identificar los puntos de consigna. Los puntos de consigna son los valores que el sistema intenta mantener durante el funcionamiento. La temperatura del espacio es un ejemplo común de un punto de consigna. El sensor de espacio o termostato es el dispositivo de entrada que mide la temperatura actual en el espacio. El sistema de control contrasta el estado real con el valor del punto de consigna. Los puntos de consigna no se limitan a la temperatura. El sensor de presión estática del conducto que controla la velocidad del ventilador también tendrá un punto de consigna. Del mismo modo, se debe identificar un punto de consigna para el sensor de dióxido de carbono (CO2) que sirve como entrada para la estrategia de ventilación controlada a demanda.

Paso 8: Analizar las acciones y las respuestas funcionales. La iniciación y la respuesta funcional son los aspectos clave de la secuencia de funcionamiento. Es probablemente lo que viene a la mente de la mayoría de las personas cuando escuchan el término “secuencia de funcionamiento”. Lo mejor es analizarlas como una lista numerada.

Veamos el control de temperatura para nuestro ejemplo. El sensor de la temperatura del espacio es el dispositivo de entrada. Mide la temperatura del espacio y envía el valor al cerebro del sistema. En equipos autónomos, probablemente será un controlador de equipos con secuencias de control preestablecidas. En sistemas más grandes y más complejos, ese valor se notifica a un sistema BMS. El sistema BMS actúa como el cerebro de la operación y evalúa si el valor medido está dentro de los parámetros operacionales, en el punto de consigna. Suponga que el sistema está funcionando en modo de refrigeración con la válvula de control de agua refrigerante parcialmente abierta y la válvula de bobina del serpentín de calentamiento completamente cerrada. Si el valor está por encima de punto de consigna, entonces la temperatura del espacio será mayor que la deseada. Se debe modular la apertura de la válvula de control del agua fría para proporcionar refrigeración adicional y reducir la temperatura del espacio.

La secuencia de funcionamiento debería enumerar concisamente estas evaluaciones y cómo debe responder el sistema. Las descripciones recomendadas para el último ejemplo pueden ser similares a las siguientes:

Figura 4: Unidades de tratamiento de aire en formato redundante conectadas a una fuente común y a un conducto de retorno. La secuencia define las posiciones de las compuertas de control y la secuencia de encendido de las unidades. Cortesía de: JBA Consulting Engineers


En el modo de refrigeración, el punto de consigna será 75 ºF ± 1 ºF (regulable). Si la temperatura del espacio sube por encima del punto de consigna de refrigeración, el sistema primero modulará la válvula de control del agua fría del 0 % al 100 % de apertura de acuerdo con el control proporcional, integral y derivativo (PID) y el flujo de aire del ventilador de alimentación se mantendrá en la posición mínima. La velocidad del ventilador de alimentación se modulará desde el mínimo al 100 % de flujo de aire de diseño si la posición de la válvula de control se abre más del 70 % (regulable). Si la temperatura del espacio cae por debajo de punto de consigna de refrigeración, el sistema modulará la válvula de control de agua fría y la cerrará de acuerdo con el control PID. Si la válvula de control se abre menos o igual que el 50 % (ajustable), la velocidad del ventilador de alimentación se restablecerá hasta el mínimo caudal de aire de suministro.

El diseñador tiene que trabajar de manera sistemática todos los modos que el sistema pudiera necesitar modular. Es preciso considerar todos los modos en los que debe operar el sistema y qué componentes del sistema deben operar de manera diferente en esos modos. Piense en los ventiladores de escape y suministro de nuestro sistema. Nuestro ejemplo asume que la unidad de tratamiento de aire del ventilador de extracción también funciona como un extractor de humos. Los ventiladores y las compuertas de regulación funcionarán de manera diferente en el modo de control de humos que respecto al funcionamiento normal. La secuencia de funcionamiento debe identificar específicamente los requisitos para cada uno de estos modos.


Tabla 2: Durante la etapa de diseño, se puede usar una matriz para escribir los diversos modos de funcionamiento. El diseñador puede utilizar este ejercicio de intercambio de ideas para ayudar a escribir la secuencia de control real. Cortesía de: JBA Consulting Engineers

Recordemos que el modo de funcionamiento normal también puede tener asociados varios modos más. En nuestro ejemplo, tenemos el funcionamiento economizador y el funcionamiento con recirculación. Una matriz como el fragmento mostrado en la Tabla 2 es una manera fácil de identificar los parámetros necesarios para los distintos modos de funcionamiento. Aunque esta matriz no siempre estará incluida entre los documentos de construcción, proporciona al diseñador un resumen general que le ayuda a desarrollar una secuencia de funcionamiento escrita. Las diversas entradas y salidas analógicas y digitales deberían, de alguna forma, estar identificadas claramente en los documentos de construcción con la secuencia de control correspondiente que se haya diseñado.

Paso 9: Identificar situaciones de fallo. En algún momento, los componentes del sistema fallarán. Aunque los productos de calidad ayudan a reducir la frecuencia de los fallos, son inevitables. Si el diseñador tiene previstos planes para estos fallos en la secuencia de funcionamiento, entonces podrá reducir el impacto operativo resultante cuando se produzca un fallo. Una vez más, debemos tener cuidado de no sobredimensionar. Los requisitos de resistencia para un edificio de oficinas típico serán sustancialmente diferentes a los de un Data Center. También se deben considerar los requisitos de seguridad personal. 

Las consideraciones sobre fallos deben centrarse tanto en los dispositivos de entrada como en los componentes controlados del sistema. El fallo de un sensor de presión estática en el conducto de alimentación podría dar lugar a un control inadecuado de la velocidad del variador de frecuencia del ventilador de alimentación. Si el valor medido en este sensor varía significativamente respecto al valor esperado, podría haberse recibido una medida falsa. La secuencia de funcionamiento podría especificar que se ignore esta lectura si el valor está porcentualmente fuera del valor esperado. Algunos dispositivos de entrada también pueden integrar en el sensor una función para detectar lecturas no válidas.

Figura 5: Se utilizan múltiples variadores de frecuencia con un grupo de extractores de aire. La secuencia modula conjuntamente la velocidad de los ventiladores para mantener una presión diferencial dentro del espacio. Cortesía de: JBA Consulting Engineers


Consideremos una lectura baja del sensor de presión estática. Una secuencia que identifica el fallo de este componente puede restablecer el ventilador de alimentación hasta alguna velocidad establecida que mantiene el sistema en funcionamiento y proporciona al menos cierta capacidad hasta que el equipo de mantenimiento pueda abordar adecuadamente el problema. Un sistema que no anticipa ese fallo seguirá controlando el sistema utilizando la medición errónea de presión estática. Este sistema probablemente aumentará la velocidad del ventilador de alimentación hasta que el sistema finalmente se apague por la elevada presión estática si en la lista de puntos original se consideró un punto de consigna para la presión estática alta. Normalmente esto requiere un reinicio manual y el sistema tendrá un tiempo de inactividad más largo que el de un sistema que sí incorpora situaciones a prueba de fallos. Esta es una consideración importante para los sistemas en los que las condiciones ambientales son críticas o en los que podría verse comprometida la seguridad.

Consideremos ahora el fallo de un dispositivo controlado tal como un actuador para válvula de control. El fallo de este dispositivo provocará la pérdida de control de la temperatura del espacio. Se puede debatir la importancia de una posición a prueba de fallos para este accionador, pero en un clima cálido puede considerarse usar un actuador abierto de retorno por resorte para un serpentín con agua refrigerante. Aunque el sistema ya no tenga un control preciso, esta disposición peca de ser demasiado precavida y enfriará de más el espacio hasta que se puede reparar el sistema. Esto podría ser más importante para los equipos de refrigeración que prestan servicio en salas de telecomunicaciones, Data Centers u otras cargas de procesos en las que una pérdida de refrigeración tiene consecuencias significativas.

Un fallo del motor del ventilador de alimentación en un sistema con un solo ventilador de alimentación no tiene ninguna posición real a prueba de fallos. Sin embargo, un sistema con múltiples motores y ventiladores de alimentación podría responder a esta situación de fallo sin reducir el caudal de aire de suministro. Este es un ejemplo excelente de cómo el desarrollo de una secuencia de funcionamiento puede dar lugar a cambios en los componentes de hardware especificados para el sistema. Antes de esta etapa del diseño se podría haber sido pasado por alto el impacto del fallo del motor del ventilador de alimentación.

Paso 10: Revisar la secuencia. En este punto, el diseñador ha completado el primer paso para desarrollar la secuencia de funcionamiento. Una secuencia de éxito es iterativa y a menudo requiere revisar los pasos anteriores. Se ha mencionado anteriormente que un diseñador podría empezar a escribir las respuestas funcionales reales del sistema y darse cuenta de que no tiene todos los dispositivos de entrada y salida requeridos. Esto puede requerir una actualización del diagrama de flujo desarrollado inicialmente. El proceso de desarrollo de la secuencia de funcionamiento también puede identificar características u opciones que no fueron especificadas originalmente. Este es el momento de ajustar y afinar esas especificaciones.

La mejor manera de revisar la secuencia de funcionamiento es recorrer cada una de las acciones y respuestas. Descompón el sistema identificando situaciones a las que la secuencia de funcionamiento no puede responder adecuadamente. Vuelve a escribir la secuencia como sea necesario para hacer frente a estos escenarios. Pide a un colega que revise la secuencia para estar seguros de que el propósito de la secuencia está claro para todos.

En sistemas complejos, analiza cómo interactúan los equipos individuales con la secuencia de funcionamiento de los demás equipos. Un sistema VAV multizona tendrá una secuencia de funcionamiento para las unidades terminales individuales y para la unidad central de tratamiento de aire. Estas secuencias deben coordinarse para asegurarse de que trabajan en armonía en aras de la máxima eficiencia de funcionamiento. El funcionamiento correcto de una depende de la otra.

Puesta en marcha

Las pruebas funcionales durante la puesta en marcha ayudan a garantizar que el proyecto construido opera de acuerdo con el objetivo del diseño. Las pruebas se basan en gran medida en la secuencia de funcionamiento del diseñador. No se debe esperar que el equipo realice funciones que no eran requeridas por la secuencia.

Las discrepancias observadas durante la fase de puesta en marcha del proyecto deben ser revisadas con el diseñador. Podría ser necesario actualizar la secuencia de funcionamiento basándose en los datos recogidos durante las pruebas funcionales. Consulta el ejemplo del sensor de presión estática mencionado anteriormente. Durante la puesta en marcha es el momento apropiado para verificar si las estrategias a prueba de fallos funcionan como se espera. El objetivo es mantener el sistema en funcionamiento. Los responsables de la puesta en marcha deben probar el funcionamiento de esta función y el equipo debe modificar los puntos de consigna como sea necesario para lograr los resultados deseados.

La puesta en marcha es la última oportunidad para evaluar la secuencia antes de entregar el proyecto al propietario. El diseñador debe participar en el proceso de puesta en marcha y revisar el informe final de puesta en marcha. Podría ser necesario modificar la secuencia en función de las observaciones durante el período de puesta en marcha. Los cambios en estos momentos tan avanzados del calendario del proyecto podrían tener grandes consecuencias en los costes y la planificación. Dicho esto, el diseñador no debe confiar en el proceso de puesta en marcha para compensar una falta de previsión adecuada durante la fase de diseño.

Funcionamiento

El operador del edificio debe tener pleno conocimiento de la secuencia de funcionamiento. Esto asegura que el grupo de mantenimiento de las instalaciones opera los equipos en consonancia con los objetivos de diseño al reconocer todos los beneficios del sistema implementado. El operador del edificio puede tomar el control de la temperatura del aire de suministro si hay quejas por la temperatura de un espacio. Dicho operador debe entender las consecuencias que tiene en la eficiencia energética que él tome el control. Identificar las causas originarias de las deficiencias operativas y resolver problemas en el origen.

A pesar de que durante la fase de diseño el diseñador debe tener en cuenta las necesidades operativas, es posible que esos detalles específicos no siempre estén disponibles. Quizás sea necesario reajustar la secuencia en función de la evolución del funcionamiento del edificio a lo largo del tiempo. La secuencia de funcionamiento debe considerarse como un documento vivo que se mantiene de forma continua a lo largo de la vida del sistema. Si se hace así, podrán transferirse perfectamente los conocimientos dentro del grupo de operaciones. La comprensión de la lógica de control para los equipos existentes es importante para los diseñadores que trabajan en renovaciones de edificios o en mejoras del inquilino dentro de un espacio existente. Sin este conocimiento, el nuevo diseño podría funcionar en contra del sistema base en vez de estar coordinado con el mismo.

Una secuencia de actualización también se convierte en un banco de pruebas de la forma en que debería funcionar el sistema. La secuencia para equipos existentes se puede modificar para optimizar la eficiencia energética y mejorar la adaptación a los requisitos funcionales y operativos evolucionados de los edificios. El retroacondicionamiento y las auditorías energéticas son grandes maneras de identificar deficiencias en la secuencia de control de los equipos existentes. Los equipos existentes sin una secuencia de funcionamiento bien definida podrían ser un buen objetivo para la optimización de la energía.

Los sistemas HVAC utilizan una gran cantidad de energía en los edificios comerciales. Desarrollar una secuencia de funcionamiento bien pensada ayuda a minimizar el consumo de energía de estos sistemas. Además, permite que el sistema cumpla los criterios para los que fue diseñado. El diseñador debe desarrollar la secuencia hasta un nivel de detalle que sea apropiado para el proyecto en cuestión y maximice el éxito de ese proyecto en particular.

Aunque no es raro ver secuencias incluidas en los manuales de especificaciones de los proyectos, el mejor sitio donde puede incluirse esa información suele ser directamente en los planos de construcción. Mantener la secuencia de funcionamiento estrechamente ligada a los horarios, planes y esquemas de control de los equipos aumenta la transparencia de la información a lo largo del historial del proyecto. Esa disposición tiene sus ventajas, ya que el manual de especificaciones del proyecto no siempre está disponible sobre el terreno y a menudo se separa de los planos.

Los pasos descritos pueden traducirse casi para cualquier sistema independientemente del tamaño y la complejidad. Lo que es necesario recordar es que la secuencia de funcionamiento no puede escribirse a toda prisa una vez que el proyecto está listo y justo antes de que sea entregado. Una secuencia de funcionamiento efectiva comienza en una fase temprana del proceso de diseño, cuando se están desarrollando los sistemas y se están seleccionando los equipos. Hacerlo así permite al diseñador desarrollar el sistema más eficaz.


Jason A. Witterman es Ingeniero de Proyectos Mecánicos en JBA Consulting Engineers. Tiene experiencia en diversos sectores del mercado, entre los que se incluyen Data Centers, oficinas comerciales, aviación, servicios médicos y proyectos gubernamentales. Está especializado en Data Centers, sostenibilidad y reglamentos energéticos. Ed Butera es Presidente de la Junta Directiva de JBA Consulting Engineers y tiene más de 40 años de experiencia. Está especializado en la planificación y el diseño de sistemas complejos para proyectos de atención sanitaria, edificios de gran altura, centrales de servicios públicos y grandes complejos hospitalarios.

CSE_Logo_Color_ID

Desarrollado por ContentStream®