• Las 7 claves de una buena automatización

Default Alternative Text

Enhorabuena por haber decidido automatizar. Quieres construir más rápido, mejor y con mayor seguridad. Pero con tantas posibles soluciones de automatización disponibles, para un equipo de ingenieros puede resultar abrumador decidir por dónde empezar. Una vez que hayas justificado la necesidad de automatizar, la viabilidad y la recuperación de la inversión para tu negocio, tendrás que   afrontar una pregunta difícil: ¿Cómo asegurarte de que tu camino hacia la automatización tendrá éxito?

A continuación, se indican siete claves para que esa automatización sea un éxito.

1. Comunicación entre las personas

La comunicación entre todas las partes interesadas es fundamental. Para crear los requisitos de sistema para la solución de la automatización, los diversos equipos involucrados deben trabajar hombro con hombro. Parece obvio que una comunicación clara y abierta es clave para el éxito pero, con demasiada frecuencia, los equipos no se reúnen hasta llegar a las últimas fases del proceso de automatización.

Cada parte interesada tendrá diferentes objetivos en mente. El equipo de calidad quiere cero defectos, el de producción quiere aumentar la producción, el departamento de IT quiere una solución sostenible y que pueda mantenerse. Antes de que te des cuenta, un operador del final de la línea tendrá una aplicación de detección de errores, una aplicación de envíos y una aplicación de inventario funcionando en el mismo ordenador, sin que ninguno de esos sistemas esté comunicado entre sí. El operador deberá transferir manualmente los datos entre los tres sistemas y las operaciones serán menos eficientes que las previas a la automatización.

Al trabajar con todos los equipos desde el principio, estarás en mejor posición para garantizar que la solución tiene en cuenta los puntos de vista de todas las partes involucradas y que cumple con el mayor número posible de requisitos. Un integrador de sistemas puede actuar, a menudo, como mediador para ayudar a eliminar la idea de que hay que cumplir con los objetivos de todas las partes interesadas y colaborar para solucionar lo que, a veces, pueden parecer objetivos contrarios creando una solución que funcione para todos.

Al tratar de colaborar con los equipos, uno de los mayores problemas de comunicación que vemos como integradores es la planificación. Es difícil liberar a todos los miembros del equipo para que estén en un mismo lugar al mismo tiempo. Considere reunirse fuera de las instalaciones con todas las partes interesadas y lejos de las instalaciones de producción al inicio del proyecto. El simple hecho de sacar a la gente de su caos diario permite que el equipo se centre en el problema en cuestión. Lo más probable es que nadie pueda estar fuera durante más de un día o dos, pero con un calendario ajustado para desarrollar los requisitos se mantendrá a todo el mundo con su interés bien centrado.

2. Sistema de comunicación

Puede que ya tengas implantados algunos procesos automatizados, pero estos procesos se desarrollan a menudo de forma independiente el uno del otro y puede que no se comuniquen entre sí. La segregación del sistema conduce a la segregación de datos. La segregación de datos conduce a resultados poco eficientes y a la necesidad de una conciliación manual, que puede causar la pérdida de datos o, peor aún, la corrupción de esos datos. Para evitarlo, lo que necesitas es almacenar tantos datos como sea posible de una manera normalizada y en una ubicación centralizada.

Y, para lograrlo, la integración y la automatización deben ir de la mano. Conseguir que dos sistemas automatizados se comuniquen entre sí puede ser igual de importante, si no más, que la automatización de un proceso único. Un sistema que sea como una “caja negra” aportará poco si no se puede comunicar con otros sistemas.

3. Procesos estandarizados

Antes de abordar la posible automatización del proceso de producción, primero hay que normalizar el proceso. La normalización del proceso permite reducir las variaciones y la formación de los operadores, y ayuda en el análisis de las causas raíz.

Sin unos procesos de producción normalizados, puede ser difícil identificar cómo se debe implementar la automatización. Si se están aplicando procesos “sueltos”, un proyecto de automatización es la oportunidad perfecta para realizar su normalización. Por lo general, esto se produce de forma natural como un beneficio adicional asociado a la automatización. Deja que la normalización del proceso de producción ayude a impulsar el proceso de automatización y viceversa.

4. Marco (flexible) de normalización

Cuando estés desarrollando normas para tu marco de trabajo, céntrate en los datos más importantes. Obliga al equipo a mantener los mismos datos importantes como línea de base para que la empresa pueda aprovecharlos. Desarrollando interfaces estándar para los sistemas, puede crearse un modelo de marco de trabajo que pueda servir para otras instalaciones. Evita, pues, que este marco de trabajo sea demasiado rígido para poder aplicarlo en todas las operaciones.

Con un marco de trabajo normalizado, tu equipo no debería atascarse a la hora de determinar cómo implementar una solución. Por el contrario, se centrarán en el desarrollo de soluciones que fomenten la innovación en producción. Un marco de trabajo normalizado promueve la colaboración para que los grupos trabajen juntos, compartan información y se sitúen en posición de alcanzar el éxito.

5. Datos normalizados

Los datos son los amos del entorno de producción actual. Por esa razón, tienes que evitar en lo posible los sistemas patentados y cerrados. Céntrate en conseguir, mantener y compartir tus datos. Es probable que ya tengas implantados sistemas patentados para resolver los problemas de producción, por lo que es crucial minimizar las transferencias de información manuales entre estos sistemas. La automatización de las transferencias más importantes entre varios sistemas permite a los empleados centrarse en su trabajo en lugar de atender a distracciones.

6. En primer lugar, escoge tu estrategia de integración, no tu solución

Identificar qué datos esperas que tu solución de automatización vaya a proporcionarte antes de seleccionar esa solución, también ayudará a minimizar las ineficiencias. Con demasiada frecuencia, los clientes deciden adoptar una solución antes de conocer los datos que necesitan. Esto puede conllevar dos posibles fracasos. O bien la solución tendrá que modificarse en gran parte la solución para cumplir con los requisitos, o la solución no se puede cambiar y, simplemente, algunos de los requisitos no se cumplen.

Cuanto más conocimiento industrial pueda obtenerse sobre las soluciones disponibles, mejor. Aquí es donde un verdadero integrador de sistemas debe ser capaz de ayudar. Un integrador de sistemas debe ser poder adaptar una solución a unos objetivos específicos. Tanto si se trata de una solución de software personalizada o de un paquete de software estándar, lo que tú deseas es que sean los procesos de negocio establecidos los que dicten las soluciones de software que se vayan a emplear, y no al revés. Hay que tener en cuenta que cualquier solución que selecciones debe ser sólida y ampliable, de manera que el equipo responsable pueda seguir haciéndola crecer.

7. Compromiso con el soporte

Valora quién será el propietario final. Quien sea que vaya a ofrecer el soporte de la solución de automatización, la infraestructura y el software debe estar convencido, desde el principio, de que la solución se puede mantener y sustentar desde el punto de vista tecnológico.

Durante los últimos 10 años se ha producido una transición: los equipos de producción gestionaban las soluciones de software y ahora es el departamento informático el que gestiona las soluciones de software. Si bien puede ser que el equipo de producción sea el que desarrolla los sistemas de automatización, es más frecuente que el departamento informático sea el responsable de mantener el sistema. Siendo el departamento informático un participante clave del proceso, es importante conseguir que se involucre pronto y que lo haga con frecuencia. Si lo incluyes desde el inicio del proceso, podrás ayudar a asegurar una transición sin problemas desde la concepción hasta la producción.

Un proyecto de automatización puede ser desalentador, especialmente cuando hay que enfrentarse a los sistemas heredados, los equipos de trabajo aislados, a un marco de trabajo escaso y a varios procesos distintos. Pero si se hace correctamente, la automatización puede proporcionar todos los beneficios que permitan aprovecharla mejor y con mayor rapidez y seguridad. Con un poco de planificación, normalización y comunicación, y tal vez con un poco de ayuda por parte de un integrador, el proyecto de automatización debería estar destinado a tener éxito.

- Chris Mikola es jefe de proyectos de Leidos, anteriormente perteneciente a SAIC. Actualmente dirige el grupo de programación de software dentro de la división de sistemas de Leidos Engineering. El grupo de programación está especializado en sistemas de información de calidad, sistemas de información sobre la producción en tiempo real y en el desarrollo de software a medida. Editado por Mark T. Hoske, gestor de contenidos.

Conceptos destacados

Entre las habilidades de gestión de proyectos empleadas en proyectos de automatización de éxito, se encuentra las siguientes:

  • Unas comunicaciones eficaces entre personas y sistemas
  • Procesos normalizados, marcos de trabajo y datos
  • Selección de una estrategia de integración antes de elegir una solución.

CTLx_LOGO_Color_ID

Powered by ContentStream®